La explosión de Tunguska, 1908

El 30 de junio de 1908, una explosión equivalente al impacto de varias bombas atómicas destruyó una zona de 2150 Km cuadrados en la boscosa región de Tunguska, en Siberia. Hoy en día aún se desconoce la causa de esta enorme explosión y científicos de todo el mundo continúan investigando el suceso y aportando diversas hipótesis a las causas de la explosión. El tema también ha servido de inspiración para la creación de varias obras de Ciencia-Ficción, como el cuento de Alexander Kazantsev, y para que surjan “expertos” que atribuyen la causa al accidente de una nave extraterrestre. ¿Que sucedió en Tunguska?

En la mañana del 30 de junio de 1908, varios granjeros de la factoría de Vanavara, en Siberia, vieron pasar una brillante bola de fuego que posteriormente explotó a 65 kilómetros de distancia. La explosión fue tan violenta que derribó a los granjeros al suelo y les produjo leves quemaduras a pesar de que se encontraban a una gran distancia. En el epicentro de la explosión todo había quedado devastado, los metales se habían fundido, todos los animales se habían carbonizado y todos los árboles en un radio de 30 kilómetros habían sido arrancados de raíz envueltos en llamas. Los efectos de la explosión de Tunguska fueron vistos y sentidos a más de mil kilómetros de distancia. En toda Europa se registraron ondas sísmicas parecidas a las de un terremoto, así como diversos trastornos en el campo magnético terrestre. En aquel tiempo no se prestó demasiada atención al incidente, ya que no había ocasionado victimas humanas, así pues se atribuyó la explosión al impacto de un meteorito y se cerró el caso, pese a que 2.150 kilómetros cuadrados habían quedado arrasados.

En 1927 el minerólogo soviético Leonid Kulik reabrió el caso, al desplazarse a Tunguska en busca de restos del meteoro supuestamente caído. Kulik inspeccionó la zona de la explosión y descubrió que todo estaba arrasado, los enormes árboles del bosque siberiano yacían arrancados y carbonizados, formando un gran circulo alrededor del epicentro de la explosión. Al llegar al centro de la explosión, Kulik no halló ni rastro del cráter que esperaba encontrar, ni ningún fragmento de meteorito, pero lo mas curioso, es que, justo en el centro de la explosión, había árboles que se mantenían aún en pie, los únicos árboles en pie en 30 kilómetros a la redonda, algo realmente curioso… Tras el regreso de la expedición de Kulik el misterio sobre las causas de la explosión comenzaba.

En 1930, los científicos Whipple y Astapovich atribuyeron la explosión al impacto de un pequeño cometa, o un fragmento del cometa “Enke”, el cual se habría descompuesto sin tocar el suelo, y por tanto no habría dado lugar a la formación de un cráter. Esta teoría es la versión más oficialista y la más defendida actualmente, ya que explica la bola de fuego que fue vista por los campesinos y la ausencia de cráter alguno, pero sus detractores critican que no explica cómo no se detectó ese cometa desde los observatorios astronómicos, al igual que otros sí habían sido detectados.

En los años 40, Leonid Kulik murió luchando contra los nazis, y tras la Segunda Guerra Mundial los soviéticos quisieron enterrar el caso, afirmando que Kulik había descubierto un mini cráter, con lo cual todo habría sido obra, según los soviéticos, de un meteorito. Pero claro, ya era tarde para enterrar el asunto mintiendo de forma descarada, sacándose un cráter de la chistera una vez que estaba muerto el principal testigo.

En 1973 los científicos de la Universidad de Texas, Albert Jackson y Michael Ryan, desarrollaron la teoría de que la explosión había sido ocasionada por el paso a través de la tierra de un “mini agujero negro” que habría entrado por Tunguska y salido por el Atlántico Norte. Como pruebas para desarrollar su teoría se basaron en que ese día los ríos de la zona tenían la corriente cambiada y que los árboles fueron arrancados por algo que los absorbió desde el cielo. Además se basaban en que en el Atlántico norte habían ocurrido en la misma época terremotos submarinos que habían generado Tsunamis u olas gigantes, según ellos debidos a la salida del mini agujero negro. Esta teoría es bastante original, científicamente hablando, pero carece de pruebas tangibles y presenta numerosas carencias a la hora de explicar otros fenómenos asociados a la explosión, como el de la bola de fuego que cruzo media Siberia antes de caer y explotar.

La última hipótesis científica defiende que las causas de la explosión fueron debidas a un experimento del genio científico, Nikola Tesla, de transferencia de energía a través de la atmósfera. Los defensores de esta hipótesis se basan en una carta de Tesla (para muchos falsa), en la que dice que va a probar un nuevo experimento en la zona de Siberia, y en los recientes programas HAARP y ROTHR, programas de investigación militar derivados de las teorías de Nikola Tesla y que se basan en el uso de grandes complejos de antenas para controlar los procesos de la ionosfera y provocar grandes descargas electromagnéticas de efectos devastadores. Pero claro, estos proyectos están bajo el secretismo de la administración norteamericana y por tanto es una teoría que no cuenta con pruebas, siendo de momento imposible de demostrar.

La teoría sobre la explosión más discutida, perseguida y tratada de desmentir fue la de atribuir la explosión a la intervención de alienígenas. Esta teoría la planteó por primera vez el escritor soviético de ciencia-ficción Alexander Kazantsev, en el año 1946, desarrollando su teoría en forma de cuento para esquivar la censura del partido comunista, Kazantsev sugirió que la explosión sobre Siberia había sido causada por el incendio de una nave alienígena movida por motores de energía nuclear. Kazantsev en su cuento desarrolla la hipótesis de que los extraterrestres habrían venido para aprovisionarse de agua en el lago Baikal, el mayor lago de agua dulce del planeta, al entrar su nave a través de la atmósfera, la fricción la calentó hasta hacer estallar sus motores, produciéndose en el aire una explosión como la de la bomba de Hiroshima. Esta teoría explicaría la visión de la bola de fuego capaz de cambiar de dirección, que vieron los testigos y explicaría la explosión en el aire. Otro escritor de ciencia-ficción llamado John Baxter, en su libro “The fire came by”, publicado en 1976, siguió la teoría de Kazantsev al comparar los efectos de la explosión de Tunguska con los de la bomba de Hiroshima, ya que algunos testigos afirmaron cuando les entrevistó Kulik que habían visto una especie de hongo gigante y además en Hiroshima se habían mantenido en pie los árboles del centro de la explosión, al igual que en Tunguska. Los habitantes de la zona afirmaron a los primeros investigadores que varios de sus renos morían rápidamente y tenían extrañas costras en su piel, atribuidas hoy en día por los defensores de esta teoría a probables cáncer de piel, provocados por la radioactividad. Además los testigos hablaron de una extraña “lluvia negra”. Otro indicio de la existencia de radioactividad en la zona es que alrededor del punto de la explosión se ha producido un crecimiento acelerado de vegetación y otros trastornos genéticos.

Recientemente algunos “científicos” (más bien ufólogos) rusos, dicen haber encontrado restos de una nave alienígena. Según el diario “Pravda”, miembros de la “Fundación Fenómeno Espacial de Tunguska”, dirigida por Yuri Lavbin, han hallado en la región una muestra de tecnología extraterrestre que ha sido trasladada a la ciudad de Krasnoyarsk para su estudio. Según publican varias revistas de Internet, Geert Sassen, un “historiador” holandés especialista en la exploración espacial, trata de desmontar estas “pruebas”, afirmando que lo que pueden haber encontrado son piezas del quinto vuelo de prueba del “Vostok”, que despegó de Baikonur en 1960 y se estrelló en la región de Tunguska, cerca del punto de impacto de la explosión. Sassen afirma que la región se encuentra en la trayectoria de las naves que despegan de Baikonur y está plagada de fragmentos de cohetes. En mi opinión este “historiador” comete un grave fallo, y es hablar de algo que no ha visto, pues para desmontar una teoría o criticar unas pruebas primero hay que examinarlas, por lo menos eso enseñan en las facultades de historia. La rapidez con que sale a la palestra mediática es cuanto menos sospechosa. Una derivación de las teorías alienígenas es la de achacar la explosión a un rayo láser, lanzado por extraterrestres a modo de aviso, desde la constelación Cisne. Una teoría generada interesadamente sin duda para desacreditar las demás teorías sobre intervención alienígena.

En mi opinión la teoría más factible para las causas de la explosión seria la de un experimento secreto. Las ganas de tapar el asunto y la radioactividad de la zona me convencen de ello, quizás los que afirman que fue obra del rayo de Tesla no estén desencaminados, eso explicaría el secretismo sobre el tema, ya que hoy en día se están desarrollando armas basadas en los trabajos de Tesla y no interesa que se divulgue el asunto. La teoría de una nave alienígena sería factible si existieran los alienígenas, pero hasta que tengamos pruebas de su existencia no es creíble. Quién sabe, igual algún día se demuestra que era verdad. El caso es que de momento no interesa que se conozca la verdad sobre Tunguska y supongo que nunca sepamos a que se debió realmente.

© 2007 – Autor: Marco Antonio Martín García

Anuncios
Categorías: Arqueología, Mitos y Leyendas | Etiquetas: | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “La explosión de Tunguska, 1908

  1. Sergio Barrera

    De acuerdo con el artículo, la explosión no pudp ser generada por un agujero negro, pues de ser este el origen habría acabado con una gran parte de la tierra, dada la magnitud de la sombra que hubiere cubierto y por mucho tiempo la tierra, impidiendo que la luz del sol la penetrara acabando así con toda forma de vida animal y vegetal.

    No pudo haber sido causada por un experimento nuclear realizado en este planeta por otra civilización extraterrestre y mediante la aceleración de partícuulas y fision de elementos o metales diferentes a los que hay en la tierra?: A caso no estarán pensando nuestros científicos y militares Norteamericanos-Rusos-Inglese- Franceses Chinos etc experimentar sus nuevas bombas con explosiones termonucleares en la luna, en algún asteroide etc.

    Me gusta

  2. GERMAN CARDONA

    Parece increíble que con tanto avance científico y tecnológico, aun se ignoren las causas de semejante explosión que podría repetirse en cualquier momento y lugar. Si fue a causa de un experimento científico llevado a cabo por seres humanos, sería bueno que alguien develara el secreto…

    Me gusta

  3. Abel Morente

    Lo enigmatico de esta explosion asi como de otros casos parecidos es que siempre se dan en zonas escasamente pobladas y de dificil acceso, dondefacilmente un gobierno u organizacion podria montar y desmontar a su antojo todo tipo de experimentos, ya que si hay algo que nos ha quedado cloro a lo largo de la historia es que el hombre no duda nunca en su afan de conseguir mas poder aun a costa de destruir el planeta.

    Me gusta

  4. sergiu

    yo creo que se trata de un fenomeno natural,hay indicios de que semanas antes uheron los animales del bosque los peses del los rios de la zona afectada y dias antes en la atmosfera ya se producian fenomenos raros vistos por la gente.Como disen que la tierra es un ser vivo que hace parte del universo y nosotros somos tan insigñificantes a toda esta imensidad que abeses nos resulta difisil asumirlo.Si se trataria de un experimento umano para aqueios tiempos los que lo han hecho no creo de haberse irezistido de intentar conquistar el mundo.

    Me gusta

  5. a mi opinion esto se debio al trabajo en secreto de algun cientifico trabajando con material radioactivo… y por cierto metalica lo uso en una cancion… curioso no??!!!! que mas ocultaran en este presiso momento?!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: