Reinaldo de Châtillon

Reinaldo de Châtillon fue una de las personas más interesantes en la época de las Cruzadas. Su vida es una continua aventura que le hará ser admirado como un autentico héroe por sus contemporáneos cristianos y ser enormemente odiado por los musulmanes. Reinaldo es una figura controvertida, demasiado a menudo juzgado por sus actos sin tener en cuenta el contexto en que se encontraba. Mi propósito como historiador no es juzgar sus actos sino contar la verdad de su vida y la influencia que tuvo en un periodo tan complejo como el de las Cruzadas.

Tras la Primera Cruzada (1096-1099) se crearon varios reinos cristianos en la zona de Oriente Medio, los descendientes de aquellos cruzados ya no luchaban para expandirse, sino para conservar sus reinos y los “Santos Lugares” de la cristiandad. Los descendientes de aquellos primeros cruzados estaban influidos por los pensamientos orientales y estaban acostumbrados a convivir con diferentes culturas como la judía y la musulmana. La aspiración de estos cristianos era coexistir en paz con sus vecinos, pero tenían graves dificultades para ello, las luchas entre los reinos cristianos, entre el rey y los señores feudales y el crecimiento del poder de las Ordenes Militares de Templarios y Hospitalarios creaban una gran inestabilidad en la zona. Con la llegada al poder de Saladino (1171), su unificación de los territorios musulmanes y el rápido crecimiento de su imperio, el peligro para los reinos cristianos de Tierra Santa o “reinos latinos” aumentó enormemente. En este contexto será donde surja la figura de Reinaldo de Châtillon, que destacará por su gran visión geoestratégica y por su odio hacia el mundo musulmán.

Reinaldo de Châtillon llegó a Tierra Santa alrededor del año 1153, era un pequeño noble con fama de aventurero e indisciplinado que no tenía riqueza ni seguidores, pero se hizo famoso por que siempre aceptaba entusiasmado una batalla, y por ello simpatizó rápidamente con los templarios y con las hijas de Balduino II, en compañía del cual participó en la toma de puerto egipcio de Ascalón. Con su encanto personal se las arreglo para casarse con la joven princesa Constancia de Antioquia, tras ganarse la confianza de la viuda madre de ésta.

En la primavera de 1156, Reinaldo, príncipe de Antioquia, se alía con príncipe Thoros de Armenia y asalta la isla de Chipre, perteneciente a Bizancio. El saqueo fue importante, capturaron al gobernador de la isla Juan Comenno, y la tropa cometió numerosas violaciones y atrocidades con las monjas y monjes ortodoxos, además de vender a muchos habitantes de la isla como esclavos. Esta acción provocará la ira del emperador de Bizancio, Manuel Comenno, que amenazará con su ejército Antioquia aprovechando su visita a su pariente Baludino III, rey de Jerusalén. Pero Reinaldo, astutamente se arrastrará vestido de penitente a los pies del emperador en una reunión que éste mantenía con importantes líderes cristianos y los embajadores musulmanes. Reinaldo será perdonado a cambio de varias concesiones religiosas y económicas y de que preste tropas a Bizancio.

En 1160 Reinaldo vuelve a lanzar una expedición, ésta vez se dirigirá al valle del rió Eufrates a robar ganado a los musulmanes, pero a su regreso con numerosos botín será apresado por un contingente musulmán y encarcelado. Reinaldo pasará 16 años en una insalubre prisión en Alepo, Siria. Allí lo pasará muy mal, pero conseguirá sobrevivir. En la prisión se hará gran amigo de Jocelin de Courtenay, también preso. Tras ser liberado en 1175, junto a los otros presos cristianos gracias a la acción de Raimundo de Trípoli, Reinaldo albergará un profundo odio hacia los musulmanes, aunque también alcanzará un profundo conocimiento de la geografía de la zona y del mundo musulmán y sus costumbres. Al salir de prisión descubrirá que su esposa Constancia ha muerto, ocasión que Reinaldo aprovechará para casarse de nuevo con Estefanía, hija de Miles de Plancy y heredera de Krack (Kerak) y convertirse así en el señor de Transjordania. Reinaldo dedicará sus esfuerzos a fortalecer su señorío con vistas a independizarse en un futuro, al estilo del condado de Trípoli o el principado de Antioquia. También dedicará su tiempo y esfuerzos a pelear contra los musulmanes.

Reinaldo era consciente de que para derrotar a unos enemigos que superaban ampliamente en número y recursos a los cristianos no solo podían depender de su superior táctica militar y de la escasa ayuda de Europa. Los reinos cristianos debían ganar la guerra psicológica, debían actuar rápidamente, atacando al Islam en sus puntos más vulnerables para desprestigiar a Saladino como defensor de los santos lugares musulmanes. Reinaldo apoyaba una guerra total antes de que Saladino consolidase su imperio y aplastase a los reinos cristianos. Reinaldo era consciente de la importancia estratégica de su señorío a la hora de cortar la comunicación entre Egipto y las provincias del éste del imperio de Saladino.

Las primeras acciones de Reinaldo fueron las de conseguir un importante servició de información y espionaje gracias al apoyo de algunas tribus beduinas. Su plan era desprestigiar a Saladino y arrastrarle a un combate antes de que consolidase su imperio, por ello se propuso atacar las caravanas de peregrinos que acudían a la Meca y Medina, los lugares santos musulmanes. Su plan era cortar en dos el territorio de Saladino, por ello atacó la región del Hijaz en los años 1181-82 y las caravanas de peregrinos. El inusitado apoyo que recibió de parte de algunas tribus hizo que Saladino se enfureciera. Entusiasmado por su éxito y por el impacto que había tenido, Reinaldo planeó otra expedición más ambiciosa para el siguiente año. Construyó un par de barcos, los pinto de negro y arrastro por el desierto hasta el mar Rojo. Con sus barcos de dedicó a hundir barcos de peregrinos y a atacar los puertos musulmanes, llegando hasta el final del mar rojo y regresando.

La expedición causó un tremendo revuelo en el mundo musulmán y desprestigió a Saladino como defensor de los Santos Lugares, obligándole a atacar a los reinos cristianos en el año 1183, como pretendía Reinaldo. Se reunió un gran ejército cristiano para defender el reino, pero la postura defensiva del conde Raimundo de Trípoli, partidario del consenso, se impuso a la de los partidarios de la guerra total. Así pues no se produjo una batalla campal como deseaba Reinaldo y se desaprovechó la mejor ocasión de acabar con Saladino antes de que fuera demasiado poderoso. Las sequías y lo problemas internos en ambos bandos hicieron que en 1185 se concordara una tregua por cuatro años. Los problemas ocasionados por la sucesión de Balduino IV, rey de Jerusalén, muerto en 1185, provocaron una grave disensión en el reino cristiano. El conde Raimundo de Trípoli se negó a reconocer a Guido de Lusignan como rey de Jerusalén y se produjo una gran disensión que Saladino estaba dispuesto a aprovechar para conquistar el desunido reino.

El propio Reinaldo, que cobraba peaje a las caravanas que atravesaban Siria en dirección a Egipto, le daría la excusa que Saladino necesitaba para romper la tregua, al atacar una caravana que incumplía la tregua al llevar una enorme escolta. Este ataque proporcionó la excusa que Saladino necesitaba para declarar la guerra y disponerse a invadir el reino en 1187. Según la leyenda en la caravana viajaba una hermana de Saladino con su hijo. Pero es tan solo una leyenda, en realidad es falso que viajaran en la caravana.

La campaña de Saladino culminó con la derrota cristiana en la batalla de los cuernos de Hattin el 4 de Julio de 1187. Una derrota ocasionada por la falta de agua y la disensión entre los cristianos, solo el conde Raimundo de Trípoli se libro de la batalla, al atravesar las filas musulmanas en una carga de caballería. La falta de muchas tropas egipcias en el punto de ruptura que usó Raimundo para escapar y el no poder regresar a la batalla al cerrarse el cerco sobre el ejército cristiano, hizo pensar a muchos que les había traicionado. El ejército cristiano peleó valientemente, pero la superioridad numérica del enemigo, el cansancio y la falta de agua acabaron con la resistencia cristiana. Entre los muertos estaba el obispo de Acre, que llevaba con él la Santa Cruz, que cayó en manos enemigas. Entre los capturados estaba el rey Guido, los maestros de los templarios y hospitalarios y varios de los nobles más importantes; entre ellos a Reinaldo de Châtillon.

Saladino mandó ejecutar a todos los prisioneros de las órdenes militares de templarios y hospitalarios. Saladino invitó a su tienda al resto de nobles e ilustres prisioneros, dio de beber agua al rey Guido y este pasó la copa a Reinaldo que después de beber se la pasó al resto, según la hospitalidad musulmana no podía matarse a un enemigo al que se invita a beber. Pero Saladino había jurado matar a “Arnat”, nombre que aplicaban los musulmanes a Reinaldo y adujo que éste había tomado agua sin su consentimiento. Reinaldo sabía que su suerte estaba echada de antemano y respondió dura y altivamente al Sultán, hasta que fue asesinado. Según algunas fuentes fue el propio Saladino quien le mató según otras fueron sus hombres, el caso es que luego de muerto Reinaldo, Saladino untó sus dedos en la sangre del enemigo muerto y se pintó la cara, como símbolo de su venganza. Tras la derrota de Hattin, una a una todas las ciudades y señoríos del reino cayeron en manos de Saladino, incluso Jerusalén fue conquistada, pese a la valiente defensa que hizo Balian d’Ibelin de la ciudad. La perdida del reino fomentaría la Tercera Cruzada para intentar recuperarlo.

El fin de Reinaldo de Châtillon fue celebrado por todo el mundo musulmán, solo él se había atrevido a llevar a cabo una guerra total, atacando psicológicamente a su enemigo, en sus lugares santos, una guerra más propia del siglo XX que de la época. Pese a su brutalidad y falta de escrúpulos tenía una gran visión estratégica sobre el conflicto y mucho valor. Saladino al cortar su cabeza, cortó una cabeza que sabía como destruirle y destruir su imperio. Muchos le acusan de provocar el conflicto por su ataque a la caravana en 1187, pero en mi opinión Saladino habría buscado cualquier excusa, sabedor de que no tendría mejor oportunidad de acabar con el reino cristiano que la que había debido a la disensión política debida a la sucesión del trono de Jerusalén. La caravana fuertemente escoltada fue un cebo en que Reinaldo hincó el diente y dio una excusa perfecta a Saladino. Reinaldo amaba las batallas más que a su propia vida.

© 2007 – Autor: Marco Antonio Martín García

Anuncios
Categorías: Biografías: Guerreros y Militares, Historia Medieval | Etiquetas: , , | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “Reinaldo de Châtillon

  1. gracias por los datos, ahora entiendo mejor a este personaje retratado en la película “Kingdom of heart” .Me extraña que no esté en la saga “assasins creed”.

    Me gusta

    • Pues si, habría estado bien que saliera en esa gran saga que es Assasins Creed, pero en el primer juego la historia es un poco posterior a la muerte de Reinaldo y esta basada en el asesinato, en 1192, de Conrado de Monferrat, señor de Tiro y rey consorte del Reino de Jerusálen…Este hecho real hizo famosa a la secta de los Hashashins, los asesinos comandados por el “Viejo de la Montaña”….Creo que habrá que hacer un articulo sobre el tema….Bueno, un cordial saludo.

      Me gusta

      • El viejo de la montaña.. justamente estoy leyendo (cada vez que puedo) el libro “alamut” de Vladimir Bartol, que trata sobre ese tema y es realmente apasionante. El poder que se puede ejercer convenciendo (lavandole el cerebro) a la gente es impresionante.

        Me gusta

      • Estoy completamente de acuerdo, no he leído el libro que recomiendas pero en cuanto pueda lo haré. Una cosa curiosa del primer viejo de la montaña es que, supuestamente, mando ejecutar a sus dos hijos, a uno por cometer un asesinato sin permiso y al otro por beber alcohol…
        Respecto a lo de manipular mentes, pues es algo que desde la Antiguedad siempre ha estado y esta íntimamente relacionado con el poder político y con las religiones, en especial con la sectas…y que perdura hasta nuestros días, aunque quizás mas sutilmente (gracias a la Televisión). El uso de la fe, permitió que hombres inteligentes, pero que carecían de riquezas o títulos nobiliarios, consiguieran en muchas ocasiones un poder (y una riqueza) superior al de nobles y reyes.
        Un cordial saludo.
        El autor.

        Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: