Los “Chindits” de Wingate en Birmania, 1942-1944

“Chindits” es el termino usado para denominar a los soldados de la 77ª Brigada India, encargada de realizar operaciones especiales tras las líneas japonesas en Birmania. Creados y dirigidos por el general británico Wingate, fueron una de las tropas con más fama en el teatro de operaciones del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Los Chindits harían la vida imposible a los japoneses luchando en un terreno donde nunca antes habían combatido los occidentales; la jungla.

El “Chindit” es el león mitológico que está a las puertas de los templos de la India y que será el sobrenombre de las tropas de la 77ª Brigada India adiestradas por el general Wingate para la lucha de guerrillas tras las líneas enemigas en Birmania. Birmania se convirtió a partir de 1942 en un teatro de operaciones clave en las operaciones contra los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Birmania está situada entre la India, principal posesión británica en Asia y la China nacionalista. La ocupación de Birmania permitía a los japoneses cortar las comunicaciones entre India y China y cortar los vitales suministros que necesitaban los ejércitos chinos para resistir las acometidas japonesas. Además la ocupación de Birmania permitía a los japoneses poder atacar India, por ello los británicos debían detener y expulsar a los japoneses de Birmania antes de que atacaran la India o derrotaran a la china nacionalista de Chang-Kai-ChekEl mayor problema para los británicos es que no eran capaces de derrotar a los japoneses en la jungla, sus métodos convencionales resultaban del todo ineficaces contra las infiltraciones japonesas y sus agresivas tácticas. Pero un hombre cambiará todo eso: Onde Charles Wingate. El general Wingate es uno de los mayores genios de la lucha irregular que ha dado la historia. Nacido en la India en 1903, alcanzó la fama en 1940, al organizar una rebelión en Etiopia contra los italianos y reinstaurar en el trono de Addis Abeba a Haile Selassie derrotando y capturando con sus escasas tropas de irregulares indígenas a 40.000 soldados italianos bien armados. En 1942 el general Wavell le manda a Birmania para detener a los japoneses. Wingate no es un soldado, es un guerrero, Wingate detesta al ejercito, detesta la disciplina mal aplicada, las jerarquías, como él mismo dice:”Detesto el ejercito, porque el ejercito es la ortodoxia y yo detesto la ortodoxia”. Un hombre que ha llegado a general “por accidente”, por las necesidades de la guerra, y por que nadie es tan experto en la guerra irregular como él. Wingate es por tanto un guerrero y un intelectual que domina el idioma árabe y el sánscrito a la perfección. Un hombre para el cual el mejor método para impedir la infiltración del enemigo es infiltrarse uno mismo, teoría que en Birmania pondrá en práctica rápidamente.

Tras un duro entrenamiento en le centro de la India, el 17 de Febrero de 1942 los “Chindits” de la 77ª Brigada India, básicamente compuesta de soldados gurkas y oficiales occidentales, cruzan el rió Chindwin camino a Birmania. Su objetivo es sabotear la línea de ferrocarril de Mandalay a Myitkyina, por donde los japoneses están desplazando casi todos sus suministros para preparar la ofensiva contra la India. Así pues el 17 de febrero los Chindits divididos en dos grupos se infiltran en Birmania cruzando el rió Chindwin en dos grupos, el primer grupo cruza al norte, bajo el mando de Wingate en persona y compuesto de 2.200 hombres y 250 mulas. El segundo grupo cruza al sur al mando del coronel Alexander y estará compuesto por 1.000 hombres y 250 mulas. Los dos grupos usan la misma técnica para infiltrarse: se dividen en cinco columnas y avanzan por la jungla a golpe de machete, evitando siempre los centros de población y las vías de comunicación donde puedan ser detectados. Por el día marchan y por la noche despejan una zona de maleza de 400 metros de largo y 50 de ancho para recibir el suministro aéreo que les proporciona la R.A.F. El enlace entre tropas de tierra y la aviación es muy efectivo, las tropas de tierra comunican la ruta a seguir y la aviación elige el punto de lanzamiento de suministros, todo ello da gran precisión al lanzamiento en paracaídas de suministros y favorece que no se pierdan más que unos pocos. Para indicar el punto de lanzamiento las tropas de tierra crean señales luminosas en el suelo en forma de “T” o en “L”.

El 6 de Marzo, tras mes y medio de una terrible marcha por la jungla, los Chindits tras realizar varios golpes de mano contra instalaciones japonesas, llegan a su objetivo principal: la línea de ferrocarril de Mandalay a Myitkyina. A partir de entonces los Chindits se dedican a hacer pedazos la vía férrea destruyendo centenares de metros de trazado, volando todos los puentes y convoyes de trenes que encuentran. La marcha por la jungla a cumplido su objetivo, a “curtido” a las tropas, demostrando que la teoría de Wingate de que:”A combatir se aprende combatiendo contra el enemigo” es cierta. Los Chindits han sufrido de todo en la marcha por la jungla: constantes picaduras de mosquitos, constante humedad que pudre todo, terribles trampas (como los famosos palos punji que luego se harán famosos en el conflicto de Vietnam) y combates inesperados contra patrullas japonesas que surgen de la nada. Los Chindits han aprendido pues a ser auténticos “hombres de la jungla”, vestidos con trajes de camuflaje de los paracaidistas, con sombreros de tamojal, largas barbas y armados tan solo con metralletas, granadas y cuchillos, se han convertido en los mejores combatientes de la zona.

Cientos de explosiones sacuden cada día y cada noche la jungla birmana, los convoyes japoneses ardiendo se convierten en algo habitual. Los Chindits realizan cientos de emboscadas contra convoyes de ferrocarril y de carretera, realizan sus ataques y desaparecen, ocultándose de las patrullas japonesas durante días para volver a aparecer y atacar.

En mayo la 77ª Brigada regresa a la India, de los 3.200 hombres que partieron en Febrero regresan solo 2.182. Todos han recorrido a pie 1.800 kilómetros y algunos han recorrido hasta 2.500 kilómetros. La operación ha sido un éxito completo, han desorganizado las comunicaciones japonesas completamente, cortando en más de setenta y cinco tramos la vía férrea. Pero su mayor éxito ha sido la experiencia adquirida y los aeródromos secretos que posibilitarán seguir realizando incursiones. Los Chindits han demostrado a los japoneses que el hombre blanco también sabe pelear en la jungla.

La siguiente operación de envergadura de los Chindits se producirá en marzo de 1944, esta vez no tendrán que caminar, serán trasladados tras las líneas enemigas en planeadores, con ayuda de la flota aérea estadounidense. El 11 de Marzo se acumulan en un campo de aterrizaje improvisado a partir de un arrozal, cerca de 9.000 hombres, 1350 animales de carga y 250 toneladas de suministros, todo ello transportado en una genial operación aérea y sin que los japoneses se dieran cuenta. Tras fortificar el campo de aterrizaje para asegurarse el suministro, los Chindits parten a “hacer de las suyas”. En Abril los Chindits han alcanzado de nuevo sus objetivos previstos; cortar en tres puntos la vía férrea de Mandalay a Myitkyina y amenazar la navegación fluvial de los transportes japoneses, cortando de nuevo los suministros japoneses pese a que esta vez el enemigo estaba mejor preparado para defenderse y no ha parado de intentar conquistar el campo de aterrizaje e intentar aniquilar a los Chindits. Los británicos cuentan gracias a estas tropas de una cabeza de puente en la retaguardia enemiga, una victoria que además de salvar a la India posibilita reconquistar Birmania. Pero el héroe de esta victoria, Wingate, no verá el éxito, ya que fallecerá en un accidente de avión el 24 de marzo de 1944. El general Lantaigne le sustituirá, pero no será capaz de reemplazar la gran figura que era Wingate, los Chindits ya no serán los que eran, además, estos precursores de la guerra de guerrillas en la jungla se encontrarán con la competencia de un nuevo grupo guerrillero, los estadounidenses del general Merrill o “Merodeadores de Merrill”, que acuden a la zona para emular a los Chindits.Pero los merodeadores pese a realizar incursiones en las líneas enemigas copiando los métodos y tácticas de los Chindits nunca tendrán el éxito que tuvo Wingate y sus Chindits, los que aprendieron a luchar de la mejor forma: luchando.

© 2007 – Autor: Marco Antonio Martín García

Anuncios
Categorías: Tropas de Élite | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Los “Chindits” de Wingate en Birmania, 1942-1944

  1. que curioso, esa táctica que utilizaron los chindits contra el ejercito japonés, es la misma que utiliza las farc contra las fuerzas militares de mi país en los últimos años, sin mencionar también el atuendo o look, mas las armas, fue verdaderamente una coincidencia, y por otro lado me sorprende que las farc utilizando las técnicas de los chindits después de 50 años no lograron dominar el país militarmente, eso habla bien de las fuerzas militares de mi país al impedirles tomarse el país en estos 50 años, pero a pesar de ello no fue lo suficientemente poderoso para desmantelar a las farc y al eln, pero las farc y el eln tampoco fue lo suficientemente poderoso como para tomarse el país. pero el conflicto ha causado mucho dolor y sangre en mi país, y estos 50 años de duración del conflicto demuestra que la única forma de acabarlo es mediante un proceso de paz, Dios quiera que el objetivo se logre.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: