Iósif Stalin, 1878-1953

Stalin 1Iósif Stalin, fue uno de los líderes políticos más importantes del siglo XX, no sólo por su participación vital en la Revolución Rusa (1917), o por su victoria sobre el régimen nazi en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), sino por hacer de la URSS una mega-potencia capaz de competir con los EEUU. Stalin transformó la convulsa Rusia revolucionaria en una potencia mundial. Sus planes económicos y su modernización de la Rusia agrícola y rural asombraron y asombran aún al mundo. Pero Stalin al igual que Hitler fue un genio maligno; uno de los peores criminales de la historia que causó millones de muertos durante su intensa vida. Stalin fue un auténtico dictador que usó el comunismo para lograr sus fines, en vez de crear una sociedad comunista Stalin creó una sociedad estalinista. Se convirtió en el amo y señor de la vida sobre el territorio soviético. Un auténtico Zar Rojo.

Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, quien, posteriormente, sería conocido por el apodo Stalin (hecho de acero), nació el 18 de diciembre de 1878, en Gori, en Georgia. Sus padres fueron el zapatero Besarion Vanovis Jughashvili, apodado “Beso” (1849-1909),  y su esposa; Ekaterina Geladze (1856-1937), una muchacha de ascendencia campesina. Gracias a que la tienda de zapatos era un negocio próspero, sus padres pudieron vivir muy dignamente durante varios años, hasta que su padre, Beso, desarrolló una fuerte adicción a la bebida, lo cual le afectó a su negocio, y, a su vida privada, ya que, su frecuente abuso del alcohol, le volvió violento, llegando a golpear al joven Iósif y a su madre, e incluso tuvo problemas con la ley por agredir, en 1884, a un policía local en una de sus frecuentes broncas de taberna. Tras este episodio, Beso fue expulsado de Gori y se fue a trabajar a la fábrica de zapatos Adelkhanov, en Tiflis, la capital de Georgia. Por su parte, su madre, cansada de sufrir malos tratos, abandonó la casa familiar, y dedicó todos sus esfuerzos a criar a su hijo con la esperanza de que lograse llegar a ser alguien, trabajando de lavandera, costurera, y realizando labores de limpieza, para ganar unas monedas.

El joven Iósif no tuvo una infancia fácil, además de los malos tratos paternos, en 1884 cayó enfermo de viruela, cuando dicha plaga azotó Gori, y a duras penas logró sobrevivir. Desde entonces, su cara quedaría marcada por las llagas de dicha enfermedad. Dos años después, en 1886, fue arrollado por un carruaje y tuvo que pasar un tiempo en el hospital de Tiflis. Su padre, aprovechó la ocasión para tratar de recobrar al muchacho, y lo colocó como aprendiz en la fábrica de zapatos Adelkhanov, con la esperanza de que siguiera sus pasos como zapatero. Sin embargo, su madre se opuso por completo a dicha idea, ya que no quería que su hijo acabase como su marido. Por ello, solicitó la ayuda de un amigo de la familia, el sacerdote Christopher Charkviani, que acogió a madre e hijo en su casa.

Gracias a la ayuda de dicho sacerdote, Iósif consiguió entrar en la iglesia parroquial, demostrando pronto que era un gran estudiante, y ganando varios premios y becas que le permitieron continuar y ampliar sus estudios. A los 15 años, gracias a los esfuerzos de su madre,  Iósif pudo ingresar en el seminario de Tiflis para ampliar sus estudios. En aquella época la única forma que tenían los hijos de los pobres de estudiar era en instituciones religiosas. Pero, curiosamente, el joven Josif, que nunca había tenido vocación de sacerdote, aprendió en el seminario religioso ideas revolucionarias marxistas. Ideas que propugnaban varios de sus humildes compañeros de estudios y que calaron hondo en el joven Iósif, el cual se afiliará a los dieciséis años a la Socialdemocracia. En 1899 sus ideas nacionalistas y revolucionarias le acarrearon la expulsión del seminario.

Tras ser expulsado del seminario, Iósif se puso a trabajar en el Observatorio de Tiflis, a la vez que iniciaba su carrera de revolucionario subversivo, dedicándose a publicar periódicos ilegales, dando mítines y charlas y organizando manifestaciones contra el Imperio Zarista. Sus tareas subversivas las hacía bajo el seudónimo de “Koba”, seudónimo que le acompañará ya toda su vida. En 1901 la policía detiene a la mayoría de su grupo subversivo y Iósif entra en la clandestinidad. Clandestinidad de la que no saldrá ya hasta la Revolución Rusa en 1917. En 1903 la Socialdemocracia se escinde en dos grupos y Josif ingresa en el de los “bolcheviques” de Nikolai Lenin, grupo que propugnaba la revolución y los métodos de lucha directa contra la tiranía zarista. En 1907, Josif asalta, en Tiflis, un carruaje que transportaba una gran suma de dinero zarista y que permitirá sufragar los gastos de los bolcheviques durante mucho tiempo. Este atraco al carruaje escoltado por el ejército fue toda una hazaña que causó una gran sensación en los periódicos de todo el mundo. Tras esto Iósif vivirá exiliado en Siberia hasta el triunfo de la Revolución de 1917 y la caída del imperio Zarista.

Durante la Revolución Rusa y tras la caída del régimen zarista, Iósif usará como apodo el nombre Stalin, que significa:”Hombre de Acero”.A partir de entonces será conocido como Iósif Stalin, un nombre que hará temblar a millones de personas en los años venideros. Tras la Revolución Bolchevique de 1917, Rusia abandonará su participación en la Primera Guerra Mundial, por considerarla una guerra “capitalista” y por estar completamente agotada económica y militarmente. Además los bolcheviques querían tranquilidad internacional para consolidar su poder en el interior de Rusia, ya que los descontentos con el nuevo régimen habían creado el “Ejército Blanco”, formado con ex-oficiales zaristas y tropas de cosacos, un ejército apoyado por las potencias occidentales y que pretendía expulsar a los bolcheviques del poder. Así pues, Lenin, el nuevo líder de los destinos de Rusia, se rindió a los alemanes y austriacos, dándoles enormes compensaciones territoriales y económicas con el objeto de defenderse de la “contrarrevolución blanca”.

La Guerra Civil Rusa durará desde 1918 a 1921, en este conflicto Stalin demostrará su capacidad como organizador, Stalin se encargará del aprovisionamiento del “Ejército Rojo”, un ejército político, creado por León Trotski para enfrentarse al “Ejército Blanco” contrarrevolucionario. Stalin también tendrá su momento de gloria con la defensa de la ciudad de Volgogrado, demostrando que es verdaderamente un “hombre de acero”. Stalin siempre es partidario de los métodos de lucha directos, no tolera la indisciplina y es un hombre al que no le tiembla la mano a la hora de purgar a todos los que considera “enemigos de la revolución”. La disciplina que fomenta Stalin es vital para que el sistema comunista aguantase los envites de sus enemigos y finalmente les derrotara. En 1921 la guerra civil concluye con 5 millones de muertos y 1.300.000 exiliados. El Ejército Rojo de Trotski, se ha impuesto a sus enemigos “blancos” y a las expediciones militares occidentales. De la guerra salen reforzados dos de sus personajes clave: Stalin y Trotski, dos personajes que, a partir de entonces, rivalizarán por obtener el mando sobre el partido comunista, y obtener el mando de las recién formada “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas” (URSS).

La URSS es el sueño realizado de los bolcheviques, en teoría debería ser una república de obreros y campesinos que viven felices con el sistema comunista, en espera de un mundo ideal en que todos sean iguales y no existan desigualdades. En la práctica la URSS no es más que un nuevo imperio dictatorial, en el cual todos los ciudadanos están obligados a vivir y trabajar para el estado comunista, no hay libertades individuales y cualquier disidente con el nuevo régimen es purgado por terrorífico sistema policial implantando por Lenin. El nuevo imperio necesita un sucesor, ante la enfermedad de Lenin. Stalin y Trotski ansían el poder, y el resto del partido aguarda a al espera de ver quien se impone. Lenin nombrará a Stalin en 1922,”Secretario General del Partido Comunista”, con el objeto de fortalecer la disciplina interna y fomentar la represión contra los disidentes políticos. El nuevo cargo permite a Stalin colocar en los altos cargos a sus amigos y secuaces, preparándose para acabar con Trotski desde la cúpula del partido. En 1924 muere Lenin, lo cual es aprovechado por Stalin para aumentar su séquito y en 1927 expulsar a Trotski del partido comunista, desterrándolo posteriormente de la URSS, en 1929, y siendo asesinado posteriormente en 1940 por el español Ramón Mercader(agente de Stalin) en México.

Tras su victoria política, Stalin se encuentra al mando de los destinos del “Imperio Rojo”.La recién formada URSS es un imperio con pies de barro, económicamente el sistema implantando por Lenin fue un auténtico desastre, socialmente la gente está muy descontenta y además hay regiones enteras que solo esperan una oportunidad para independizarse. Además internacionalmente se encuentra aislada y rodeada de enemistad, los países occidentales temen que la revolución roja se extienda por Europa y les afecte. Stalin deberá pues enfrentarse a múltiples problemas, pero sorprendentemente los solucionará magistralmente, demostrando que es un genio a la hora de organizar el caos que era la URSS.

Para cimentar su poder político y acabar con las disensiones Stalin diseñará una constitución para la URSS que promulgará en 1936. Además, Stalin, para asegurarse el poder absoluto, decidirá a partir de 1934, con la excusa del asesinato de Kirov, miembro destacado del partido y ayudante de Stalin, “purgar” a todos los posibles enemigos que considere que tiene en el partido comunista y en el ejército rojo. Los procesos más importantes tienen lugar en Moscú entre 1936 y 1938. Stalin va a eliminar a destacados militantes del partido que le podían hacer sombra y además va a depurar el ejército, condenando a los militares comunistas que destacaron ayudando a la República Española durante la Guerra Civil (1936-39) y que habían alcanzado fama y renombre. En total se calcula en un millón y medio los depurados por el NKVD (Comisariado de Asuntos Internos), dirigido por Yagoda, Yezhov y Beria.

En economía, Stalin diseñó los “Planes Quinquenales”, los cuales convirtieron a la URSS en una potencia mundial en pocos años. Los planes quinquenales pretendían establecer una economía totalmente planificada, fijando metas de producción para cada fábrica, cooperativa agrícola, etc….. Stalin quería convertir a Rusia en una gran potencia industrial, redujo el consumo y la producción de bienes de consumo al mínimo, para así concentrar el esfuerzo y el capital en la industria pesada. En el campo, Stalin impuso la colectivización, expropiando y expulsando de sus tierras a 20 millones de campesinos propietarios y creando los koljoses y sovjoses, cooperativas agrícolas muy mecanizadas. Stalin con sus métodos crueles y directos había conseguido crear de un caos económico una gran potencia mundial y sólo el estallido de la Segunda Guerra Mundial impediría que La URSS se convirtiera en la mayor potencia del mundo.

Ante la amenaza de Hitler y los nazis, Stalin intentó un acercamiento a las Potencias Occidentales de Inglaterra y Francia. Pero los políticos británicos, mayoritariamente anticomunistas, desdeñaron las ofertas de alianza de Stalin. Stalin entonces entró en tratos con Hitler, para asegurarse la no-agresión de Alemania en el conflicto que se avecinaba. Fruto de ello es el pacto germano-soviético de 1939, un pacto de enemigos antagónicos, por el cual Hitler y Stalin se repartían el Este de Europa y delimitaban sus zonas de influencia. En Septiembre del mismo año la guerra estalló con la ocupación de Polonia por parte de Alemania .La URSS haciendo valer el pacto germano-soviético se quedó con la mitad de Polonia. Además, Stalin decidió apoderarse de las tierras que le correspondía en el reparto e invadió Finlandia, a la que quitó varios territorios, y las Repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania), que fueron incorporadas a la Unión Soviética. Pero en 1941 las tropas alemanas invadieron la URSS, en la audaz “Operación Barbarroja”, sorprendiendo a Stalin y a su ejército. Después de importantes avances, destruyendo a un ejército que había perdido a sus mejores generales en las “purgas de los años anteriores, la ofensiva alemana fue detenida a las puertas de Moscú. El régimen de Stalin se tambaleaba, muchos pueblos habían apoyado la invasión alemana esperando ser liberados del yugo de Stalin, el cual era consciente del peligro de una derrota total. Sólo la brutalidad del régimen comunista, mandando miles de milicianos sin experiencia a enfrentarse a los nazis para retardar su avance o morir a manos de sus comisarios políticos y las brutalidades y horrores nazis que encendieron el sentimiento patriótico del pueblo ruso salvaron a Stalin. Tras la entrada en guerra de EEUU y el apoyo económico de este país, la URSS consiguió formar un formidable ejército, que derrotó a los nazis en Stalingrado, cambiando el signo de toda la contienda. Stalingrado fue una victoria de Stalin, que supo atraer a una trampa mortal a los alemanes y derrotarlos en “su” ciudad, la antigua Volgogrado, rebautizada Stalingrado tras la victoria de Stalin en la guerra civil. Stalin triunfo pues dos veces en la misma ciudad, derrotando a los nazis igual que derrotó a los rusos blancos.

En 1943, el ejército soviético emprendió el contraataque y no paró hasta alcanzar Berlín en 1945 y poner fin al régimen nazi. Las fuerzas soviéticas habían sido las que más habían aportado a la derrota del eje, la URSS había sufrido casi 20 millones de muertos y las batallas decisivas las había ganado el ejército rojo. Así pues Stalin decidió quedarse en contrapartida por el esfuerzo soviético con todos los países que liberó en su avance contra las tropas nazis. La URSS se apoderó de todos los países del Este de Europa y de la mitad de Alemania. Territorialmente la URSS dominaba la mitad de Europa y además el comunismo estaba triunfando en Asia. El temor a un “mundo rojo” y las discrepancias sobre la ocupación soviética de Europa, crearon tensiones entre las dos potencias que se alzaron tras la Segunda Guerra Mundial, EEUU y la URSS.

La “Guerra Fría” había comenzado, se había alzado el denominado “Telón de Acero”, representado por el muro de Berlín y solo el temor a un conflicto nuclear, tras la primera prueba nuclear soviética en 1949,que la igualaba a Occidente en poder nuclear, impidió que estallara la guerra entre ambas superpotencias, entre capitalistas y comunistas, entre Oriente y Occidente.

Stalin había creado del caos que era la URSS una superpotencia que tenía voz y voto en medio mundo, único poder capaz de enfrentarse con los Estados Unidos por el dominio del mundo.  Stalin fue el artífice de que el comunismo dictatorial se impusiera en Rusia y ayudó a crear la URSS, derrotó a los nazis, y, finalmente, expandió el comunismo por medio mundo, apoderándose del Este de Europa.

Stalin finalmente murió en Moscú, de una hemorragia cerebral, el 5 de marzo de 1953, a su muerte medio mundo suspiró aliviado. Durante el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, celebrado en 1956, Nikita Jruschov en un alarde de honradez y valor, denunció los crímenes de Stalin e inició el proceso de “desestalinización”, que culminó con la retirada de su cadáver del mausoleo Lenin y su inhumación junto al muro del Kremlin.

Se puede decir que Stalin cimentó su poder sobre el terror: asesinó a decenas de millones de personas, y deportó a Siberia a todo aquel que se opuso a sus deseos. Era un hombre que actuaba como un auténtico dios viviente en la URSS, y, quizás por ello, sabemos mucho más de su obra pública que de su vida privada y personal. Irónicamente, él, que era el mayor moralista de la URSS, cometía en su vida privada los excesos que perseguía en su vida pública. Alcohol, sexo desenfrenado, y juegos macabros con la vida de la gente (induciendo a varias personas al suicidio para divertirse) adornan el historial privado de este auténtico “Zar Rojo”. Su vida y su obra deben servir como ejemplo, para evitar que triunfen los regímenes dictatoriales, y para fomentar la defensa de las libertades en el seno de las sociedades democráticas.

© 2007 – Autor: Marco Antonio Martín García

Todos los derechos reservados.Prohibido su uso comercial y
la reproducción parcial o total de este texto sin consentimiento
previo del autor.
https://senderosdelahistoria.wordpress.com

Un comentario

  1. la urss fue el país que derroto realmente a los nazis pero con un mar de sangre, los soldados alemanes son los mejores soldados que a tenido la historia sus victorias en las ofensivas no son comparables a ningún país del mundo lograron que se rindieran un ejercito de 500000 rusos sin ninguna baja , lograron invadir a Francia rápidamente solo con 30000 bajas , los ataques relámpago eran espectaculares ya que utilizaban las fuerzas aéreas, terrestres y luego la infantería en un momento en que el enemigo no le dio tiempo a reaccionar.
    Rusia es imposible de invadir para cualquier ejercito del mundo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .